Impacto Humano y Restauración de la Biodiversidad: Ecología del Paisaje

La valoración de un paisaje se considera uno de los instrumentos preparatorios en toda acción de gestión y tutela ambientales. La valoración puede ponerse en marcha a partir del análisis de los procesos, así como del análisis de las problemáticas surgidas de la integración de los procesos dentro de los diversos modelos culturales utilizados por el hombre para integrar la complejidad ambiental. Para que resulte eficaz y abarque los diferentes aspectos de la complejidad, la valoración requiere un enfoque multiescalar. La representatividad es uno de los primeros criterios a tener en cuenta en la selección de los ambientes a valorar. A continuación se requiere la definición del contexto geográfico y del contexto temporal. La valoración se aborda mediante un amplio uso de indicadores de procesos, tal como la integridad, la fragmentación, la resiliencia, la resistencia, la perturbación. La valoración se puede realizar mediante las especies clave, el comportamiento animal, y los cambios ambientales.
Por esta razón amplísimos sectores de la ciencia intentan poner remedio mediante un mejor conocimiento de los procesos que fundamentan la complejidad ecológica que efectivamente sostiene la vida, hacia un control mediante monitorización de los comportamientos de los varios procesos frente a la apremiante escalada del dominio humano sobre los ecosistemas. Para llevar esto a cabo resulta prioritario localizar los sistemas sensibles y las metodologías para la detección del estado de salud del ambiente.

Browse